Columnas de Opinion

El debate ideológico en Chile

Carlos Aguirre N.

 

Director de Publicaciones Ignire

Demás está decir que vi la encuesta Adimark, con algo de esperanza, de esa que se tiene cuando se cree que la gente tiene sentido común, y que los gobernantes lo tienen aun mas. Error!!!!, al parecer no lo tiene, ni lo comparten ni quieren desarrollarlo. Siguen buscando, como en los años 50 al culpable en la acera de al frente, en vez de mirarse al espejo. Como la orquesta del Titanic, siguen tocando la misma música mientras en el agua entra al barco por todos lados…

La clase política viene en caída libre. Todos, no solo los del gobierno..Sólo que la oposición está en la vereda viendo el desastre y tratando de sacar cuentas alegres de algo que no comprende, ni menos aun, se da cuenta que es parte del problema. Confiados en no modificar el estatus quo, se aferran al poder como niños a los juguetes nuevos…desarmemos la madeja de a poco…

Educación, Educación, Educación … adelante!

Carlos Aguirre N.

Director de Publicaciones Ignire

Que decir, la máxima es la de siempre, para generar valor en el capital humano es necesario Educación, Educación y Educación. Ahora, al parecer  el debate es Lucro, Lucro, Lucro, y los destemplados de la UDI, por prensa atacando a los “indignados” (tratándolos de Dinosaurios, http://www.elmostrador.cl/opinion/2011/06/29/indignados-chilenos-los-dinosaurios-de-siempre/). 

Estamos mal, la derecha siempre ha querido ganar estos debates rebajando el nivel del debate hasta hacerlo un diálogo de sordos, ciegos y mudos. Es quizás por eso, aún no lo entienden, la población los rechaza por eso, por la confrontación innecesaria, la cerradura al dialogo, y su identificación con la Dictadura.

La ceguera del que no quiere ver, es la peor de las cegueras. Una enfermedad propia de no entender críticamente la ideología que te sustenta y seguir con la dinámica de la derecha histórica, “Soy el patrón del Fundo y tengo la razón, si no, la puerta es ancha”.

Ola contestataria en Chile: ¿Hacia una desaparición de los Partidos Políticos?

Juan Pablo Sáez K.

Columnista Invitado

La manifestación callejera del sábado 28 de mayo contra la puesta en marcha del proyecto eléctrico HidroAysén, que reunió a más de 20 mil personas en el centro de Santiago de Chile, pareció reeditar las “concentraciones”, esto es, las marchas que confluyen hacia un escenario en el cual los líderes políticos arengan y dirigen a las masas. Sin embargo, y a diferencia de las manifestaciones de antaño, la concentración anti-HidroAysén surge como algo inédito en la historia de los movimientos sociales en Chile por su fuerte carácter anti-partidos políticos (“El pueblo unido, avanza sin partidos” se oía vociferar a muchos). Ella inaugura una nueva etapa caracterizada por la adquisición de mayores cuotas de poder por parte de los grupos de interés tanto en su relación con la población —sobre la cual tienen mayor capacidad de convocatoria en detrimento de los partidos— como con el Estado —al cual intentan influenciar directamente— obviando a los partidos como intermediarios. 
 

Bono para atención medica respiratoria en centros de salud privados: subsidiaridad y lucro

Pablo Arellano Ortiz

Directos de Proyectos IGNIRE

El centralismo llega a extremos y este supuesto beneficio es una manifestación más de ello. Así entonces la política de protección de la salud se fija hoy en día en función de las necesidades de la población residente en Santiago, o por lo menos así se presenta. Pero el gobierno va más lejos aún en su afán de instaurar en la agenda pública una política de protección social a través de entes privados.

Indignados, Consternados…#SpanishRevolution

Carlos Aguirre

Director de Publicaciones Ignire

 

Así estamos consternados
rabiosos
(Mario Benedetti) 

Chile no es España, ojala que nunca lo sea, pero tampoco es tan distinto. Tampoco es una nación  del norte de África, pero la gente está en las plazas pidiendo por algo que hasta hace un tiempo era impensable. Indignados, rabiosos, no solo por la pobreza y el abuso del poder, sino también por el medio ambiente, por la injusticia, etc.

¿Qué pasa?, ¿globalizamos la rabia, la consternación por lo que consideramos injusto, inmoral, fuera de toda razón? La emotividad corre por la red, por Facebook, por Twitter, etc.  Tenemos mil cosas que nos dan rabia, pena, y generan algo, ese algo que no ocurría en Chile, al menos, desde el final de la Dictadura y que los gobiernos de la Concertación se encargaron de evitar que ocurriera.

Políticas públicas en educación, medidas que se van al chancho

Horacio Solar

Columnista Ignire

Irse al chancho…expresión chilena que alude a exagerar o excederse. Es la palabra que me sale al leer el documento “Reformas en Educación: Los Niños no Pueden Esperar” publicado por Libertad y desarrollo (26 de noviembre 2010, nº 993). En el artículo citado se defiende las políticas públicas educacionales del gobierno central  sosteniéndose de una forma muy cuestionable una serie de estudios que respaldan las propuestas. Para mostrar mi indignación, comentaré varios de las medidas destacadas en el artículo citado.

Respecto a los profesores: “se contemplan medidas de apoyo a aquellos profesores que están próximos a jubilar o que reciben bajas pensiones a través de un plan de retiro voluntario que contempla la entrega de un bono de hasta $ 20 millones para cada profesor que se jubila”. Quiero comparar esta incentivo del trato de los profesores próximos a jubilar, con lo que se hace en la Comuna de Chiguayante de la Provincia de Concepción. Los profesores de más experiencia cercanos a jubilarse comparten el aula con profesores recién egresados, en que se da una comunión entre la experiencia  y los nuevos aires de los profesores noveles, y de forma gradual el profesor novel toma el liderazgo de los cursos con acompañamiento del profesor próximo a jubilar. La medida no encarece mucho el presupuesto. Uds mismos comparen qué orientación es más provechosa.

Para conquistar hay que dividir


Pablo Arellano Ortiz

Director de Proyectos Ignire    

La historia de las reivindicaciones de los trabajadores nos ha mostrado desde siempre la unión de estos en pro de sus intereses comunes. Es gracias es este espíritu común que los sindicatos actúan y obtienen mejorar para sus afiliados. Es justamente este espíritu de lucha que se celebra el 1 de mayo al recordarse la muerte de los trabajadores de la ciudad de
Chicago, en un hecho conocido como la revuelta de Haymarket en que un grupo de trabajadores manifestaban de la reducción de su jornada de trabajo a 8 horas en un 1 de mayo en 1886.

Así, es el 1 de mayo recuerda un hecho de sangre muy ligado al nacimiento del derecho del trabajo. Un hecho que marco tanto al capitalismo existente como también a todo el movimiento de revolución industrial de la época. Estos hechos junto con la acción de Gobiernos y empresarios han dado lugar a la protección que hoy día gozan los trabajadores en todo el mundo.